Nueva sección: Publicaciones electrónicas de 4 Gatos

Nueva sección: Publicaciones electrónicas de 4 Gatos

Abrimos sección en la web, las publicaciones electrónicas. Una nueva forma de publicar contenidos electrónicos con una cuidada maquetación y sin perder ni un ápice de calidad. El cuidado que ponemos en nuestras ediciones impresas lo aplicamos también en este nuevo formato.

Comenzamos con la publicación de La Casa de los Figueroa del Castillo de Badajoz, por Juan Altieri Sánchez. Una publicación totalmente gratuita, una exhaustiva y documentada investigación sobre el origen y vicisitudes del inmueble que actualmente ocupa el Museo Arqueológico Provincial de Badajoz en la alcazaba de esta ciudad. Este inmueble ha sido conocido tradicionalmente como Palacio de los Condes de Feria o de los Duques de la Roca. Esta investigación va mucho más allá, desentrañando casi por completo la historia del edificio y de sus propietarios y moradores a lo largo de los últimos cinco siglos. Todo ello con un abundante aparato documental inédito. Esta publicación en concreto es totalmente gratuita y tan solo requiere el registro previo, a efectos únicamente estadísticos.

Si está interesado en esta nueva forma de publicación, que permite múltiples posibilidades para autores y lectores, como la optimización para la venta de libros en portales especializados como Amazon Kindle, Apple iBooks, Nook, Kobo o Google Play, o incluso la impresión bajo demanda, ponemos a su disposición esta herramienta, desarrollada por 4 Gatos a partir del plugin Pressbooks para WordPress. Envíenos su propuesta y la estudiaremos conjuntamente. Ahora publicar es más fácil con 4 Gatos.

Con ustedes, La Casa de los Figueroa del Castillo de Badajoz. Que disfruten la lectura.

Más información:


 

 

La Casa de los Figueroa del Castillo de Badajoz

La Casa de los Figueroa del Castillo de Badajoz, por Juan Altieri Sánchez

La publicación gratuita que abre nuestra sección de ediciones electrónicas. Una reconstrucción minuciosa sobre el origen real y la evolución del edificio del Museo Arqueológico Provincial de Badajoz en la alcazaba de esta ciudad, el conocido tradicionalmente como Palacio de los Condes de Feria o de los Duques de la Roca. ¿Cuánto hay de verdad en esa atribución? Una historia apasionante por fin revelada.

Gracias a los numerosos documentos inéditos y desconocidos hasta ahora aportados en esta publicación, se puede hacer un seguimiento minucioso de la historia de este inmueble y de sus propietarios y moradores a lo largo de los últimos cinco siglos.

Del prólogo de la obra:

Dentro del recinto de la antigua alcazaba de Badajoz se conserva un antiguo palacio que, tras ser rehabilitado en la década de los 80 del pasado siglo, es la actual sede del Museo Arqueológico Provincial. Tradicionalmente se atribuye su construcción a Lorenzo Suarez de Figueroa, primer conde de Feria; y también se dice de él haber sido, siglos después, propiedad de los duques de la Roca. Atribuciones que pese a estar hoy generalmente aceptadas, carecen de base documental que las sostenga, contradiciéndose además con los datos que proporcionan las fuentes cartográficas antiguas.

Alejandro de Silva y Barreto

Nobleza de Extremadura, de Alejandro de Silva y Barreto

Ha quedado documentada su edificación como casa fuerte señorial en el siglo XV, lo que ya se evidenciaba por sus propias características constructivas; y cómo durante los siglos siguientes fue objeto de sucesivas modificaciones y añadidos, resultado de los cambios de uso que sufrió el recinto de la alcazaba con el devenir de la Historia. Así, la casa fuerte medieval edificada por Bartolomé Sánchez de Badajoz pasó a configurarse por sus sucesores como casa palacio, momento en el que se produjo la anexión de algunas de las construcciones circundantes. A fines del siglo XVI el palacio fue comprado por el Licenciado Juan Rodriguez de Mora, quien lo vinculó en el mayorazgo de los Fresnos. Durante la guerra de separación de Portugal la casa se habilitó como almacén de Artillería, uso que mantendría hasta la segunda mitad del siglo XVIII, cuando pasó a utilizarse como cuartel de Infantería.

La destrucción de las construcciones de la alcazaba por los bombardeos realizados por el ejército británico durante los sitios de 1811 afectó a gran parte del edificio, y sólo algunos de sus muros y bóvedas permanecieron en pie. Durante gran parte del siglo XIX se acondicionaron esos espacios como prisión militar, sin reparar su ruina, estado en que permanecieron incluso después de pasar a propiedad municipal en 1933. Debió de esperar aún cincuenta años más, viendo languidecer diferentes proyectos de rehabilitación que nunca llegaron a ejecutarse, hasta que finalmente se reconstruyó para albergar el actual Museo Arqueológico Provincial de Badajoz.

Datos técnicos de la edición

Más herramientas

  • ¿Tiene alguna pregunta sobre el libro o su contenido? ¿Necesita alguna aclaración? Póngase en contacto con nosotros y le aclararemos todas sus dudas, tanto editoriales como del contenido específico de la obra.


Se realiza un seguimiento minucioso de la historia de este inmueble y de sus propietarios y moradores a lo largo de los últimos cinco siglos

Entrada de Felipe II en Badajoz. 21 de mayo de 1580

Entrada de Felipe II en Badajoz. 21 de mayo de 1580

Ya está disponible en el apartado de Publicaciones de nuestra web la información relativa a la última publicación en la que hemos participado: Entrada de Felipe II en Badajoz. 21 de mayo de 1580. Editada por el Servicio de Publicaciones del Ayuntamiento de Badajoz con motivo de la ceremonia de entrega de los Premios Ciudad de Badajoz. Con textos de Ángeles Sánchez Rubio y Carlos Sánchez Rubio.


 

¿Qué es el Atlas Medici de Lorenzo Possi?

¿Qué es el Atlas Medici de Lorenzo Possi?

Pero exactamente, ¿qué es el Atlas Medici de Lorenzo Possi?

Pues ni más ni menos que una verdadera joya bibliográfica y cartográfica, que Lorenzo Possi elaboró hacia el final de su vida, en 1687, para regalar a Ferdinando de Medici, heredero de la corona toscana, utilizando los materiales que había ido acumulando durante los casi 20 años que sirvió a la Monarquía Hispánica. Por tanto, aparecen todos los territorios donde estuvo destinado, incluyendo la Raya. Possi le dio al conjunto una uniformidad y embelleció sus materiales con una calidad técnica y estética impecable, digna de la familia Medici. Entre los planos Y VISTAS que incluye de la Raya están los de Alcántara, Valencia de Alcántara, Alburquerque, Badajoz, Jerez de los Caballeros, Moraleja, Olivenza, Juromenha, Évora, Portalegre, Campo Maior, Arronches, Mourão, Moura, Vila Viçosa o Estremoz, además de otros muchos de sus restantes destinos: Cartagena, Orán, Melilla y sobre todo Cataluña.

Y con ser lo más importante, el Atlas de Possi no es el único gran descubrimiento realizado en la investigación, pues se ha conseguido re-datar en 1665 un atlas hasta ahora considerado una simple copia del XIX, con planos de la Raya, y también localizar parte del archivo personal de Lorenzo Possi. El próximo día 20 de octubre a las 20:00 se presenta la investigación y la edición del Atlas Medici de Lorenzo Possi, editado por 4 Gatos y patrocinado por la Fundación Caja de Badajoz, en la Real Sociedad Económica del País de Badajoz. Os esperamos.

En la imagen: la dedicatoria del Atlas “Al Serenísimo Ferdinando III, Gran Príncipe de Toscana”, con el escudo de los Medici.

 

La página de El Atlas Medici de Lorenzo Possi estará activa a partir del día 20 de octubre de 2014, tras la presentación pública de la obra

Mh: El fortín terrero

Mh: El Fortín terrero

Nuevo capítulo de nuestra sección de Microhistorias. Hoy vamos a ver un ejemplo de la utilización de Google Maps, Google Earth y Bing Maps en la investigación histórica, aunque sea a escala local, que también es posible. Ya lo hicimos cuando vimos los impactos de artillería del baluarte de Santiago, aunque su utilización ahora va a ser como herramienta pura de investigación. Y el resultado es espectacular. Lo que os enseño hoy ya se ha presentado en algunos círculos reducidos, pero digamos que ésta es su presentación oficial al gran público.

A escala global, estos tres servicios (ojo que muchas veces Bing tiene mejores imágenes que Google) ya han mostrado sus prestaciones numerosas veces. Desde el descubrimientos de cráteres de impacto de meteoritos desconocidos (cráter Kamil [eng.] y su localización) o villas romanas enterradas, por poner dos ejemplos.

En mi caso, lo he utilizado muchas veces para tratar de localizar restos de estructuras que sabemos que existieron y de las que, gracias a la cartografía histórica, conocemos más o menos de forma precisa donde “deberían” estar. Para ello lo primero que se necesita, claro, es que la zona no haya sido arrasada por el hombre con edificaciones nuevas (es absurdo intentar buscar los restos de las trincheras o de las baterías británicas de la Picuriña de 1812 en mitad del barrio de San Roque, por ejemplo). Así que los que viven en poblaciones relativamente pequeñas, que no han tenido un gran desarrollo urbanístico y con abundante cartografía histórica tienen ventaja. Vamos a ver un caso preciso en Badajoz. El asedio de 1658.

(más…)

Pin It on Pinterest