La Casa de los Figueroa del Castillo de Badajoz, por Juan Altieri Sánchez

La publicación gratuita que abre nuestra sección de ediciones electrónicas. Una reconstrucción minuciosa sobre el origen real y la evolución del edificio del Museo Arqueológico Provincial de Badajoz en la alcazaba de esta ciudad, el conocido tradicionalmente como Palacio de los Condes de Feria o de los Duques de la Roca. ¿Cuánto hay de verdad en esa atribución? Una historia apasionante por fin revelada.

Gracias a los numerosos documentos inéditos y desconocidos hasta ahora aportados en esta publicación, se puede hacer un seguimiento minucioso de la historia de este inmueble y de sus propietarios y moradores a lo largo de los últimos cinco siglos.

Del prólogo de la obra:

Dentro del recinto de la antigua alcazaba de Badajoz se conserva un antiguo palacio que, tras ser rehabilitado en la década de los 80 del pasado siglo, es la actual sede del Museo Arqueológico Provincial. Tradicionalmente se atribuye su construcción a Lorenzo Suarez de Figueroa, primer conde de Feria; y también se dice de él haber sido, siglos después, propiedad de los duques de la Roca. Atribuciones que pese a estar hoy generalmente aceptadas, carecen de base documental que las sostenga, contradiciéndose además con los datos que proporcionan las fuentes cartográficas antiguas.

Alejandro de Silva y Barreto

Nobleza de Extremadura, de Alejandro de Silva y Barreto

Ha quedado documentada su edificación como casa fuerte señorial en el siglo XV, lo que ya se evidenciaba por sus propias características constructivas; y cómo durante los siglos siguientes fue objeto de sucesivas modificaciones y añadidos, resultado de los cambios de uso que sufrió el recinto de la alcazaba con el devenir de la Historia. Así, la casa fuerte medieval edificada por Bartolomé Sánchez de Badajoz pasó a configurarse por sus sucesores como casa palacio, momento en el que se produjo la anexión de algunas de las construcciones circundantes. A fines del siglo XVI el palacio fue comprado por el Licenciado Juan Rodriguez de Mora, quien lo vinculó en el mayorazgo de los Fresnos. Durante la guerra de separación de Portugal la casa se habilitó como almacén de Artillería, uso que mantendría hasta la segunda mitad del siglo XVIII, cuando pasó a utilizarse como cuartel de Infantería.

La destrucción de las construcciones de la alcazaba por los bombardeos realizados por el ejército británico durante los sitios de 1811 afectó a gran parte del edificio, y sólo algunos de sus muros y bóvedas permanecieron en pie. Durante gran parte del siglo XIX se acondicionaron esos espacios como prisión militar, sin reparar su ruina, estado en que permanecieron incluso después de pasar a propiedad municipal en 1933. Debió de esperar aún cincuenta años más, viendo languidecer diferentes proyectos de rehabilitación que nunca llegaron a ejecutarse, hasta que finalmente se reconstruyó para albergar el actual Museo Arqueológico Provincial de Badajoz.

Datos técnicos de la edición

Más herramientas

  • ¿Tiene alguna pregunta sobre el libro o su contenido? ¿Necesita alguna aclaración? Póngase en contacto con nosotros y le aclararemos todas sus dudas, tanto editoriales como del contenido específico de la obra.


Se realiza un seguimiento minucioso de la historia de este inmueble y de sus propietarios y moradores a lo largo de los últimos cinco siglos


Enviar un comentario con Facebook

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Pin It on Pinterest

Share This