La historia del elefante Süleyman

La historia del elefante Süleyman

Si hay una investigación que me hubiera gustado hacer y un libro que me hubiera encantado escribir en los últimos años, ese sería sin duda The Story of Süleyman: Celebrity Elephants and other exotica in Renaissance Portugal, de Annemarie Jordan Gschwend. Un resumen rápido: es maravilloso, curioso, sorprendente, divertido; pero sobre todo, una delicia.

A grandes rasgos, el librito cuenta la historia del intercambio de animales exóticos entre las cortes europeas en el siglo XVI, personificándolo en el elefante que fue llamado Süleyman, en referencia al sultán turco del mismo nombre. En un lugar destacado de este intercambio de animales llegados de todos los confines del mundo figura la reina portuguesa (aunque nacida en España) Catalina de Austria, hermana del emperador Carlos I y, por tanto, tía de Felipe II. Catalina creo un casi monopolio sobre los animales exóticos y raros que el enorme imperio portugués le ofrecía, con verdaderos agentes comerciales que le surtían de animales nunca vistos en Europa. Estos animales, a su vez, le servían a la corte portuguesa para afianzar alianzas con otros reinos o hacer regalos que nadie más en Europa podía hacer, como aves exóticas del Brasil, simios africanos o gatos salvajes asiáticos.

Suleyman the Elephant

Portada del libro The Story of Süleyman

Annemarie Jordan utiliza como fuentes principales el Archivo General de Simancas, el Archivo Histórico Nacional de Madrid, el Österreichisches Staatsarchiv de Viena, el Archivo de la Torre do Tombo y la Biblioteca de Ajuda en Lisboa para contarnos la historia detallada de uno de estos presentes, el que le hizo Catalina de Austria a su nieto español, el príncipe de Asturias Carlos de Austria, nacido de la unión entre su hija María de Portugal y Felipe II (que a su vez era su sobrino carnal, es decir, los cónyuges eran primos hermanos). Un regalo a la altura del heredero del Imperio Hispánico: una cría de elefante que le sacara de la soledad y le distrajera tras la muerte de su madre.

El elefante fue enviado por tierra, en octubre de 1549, con sus correspondientes mahouts, para disgusto del encargado de las cuentas del Príncipe, don Luis Sarmiento de Mendoza, que se desesperaba de la cantidad de alimento que consumía el animal. Solo hace falta pensar en el espectáculo que sería para todas y cada una de las localidades del recorrido entre Lisboa y Aranda de Duero, donde se encontraba el príncipe Carlos, la llegada por el camino de Portugal de un elefante y su séquito. Algo de lo que hablar durante años, sin duda.

Finalmente, el elefante emprendió un nuevo camino, con destino a otra corte imperial, la vienesa. Allí se lo llevó el emperador Maximiliano II, también de la familia de los Austrias, su nuevo propietario. El impacto del elefante en toda Europa fue igualmente enorme. Como ejemplo, las palabras del embajador húngaro Nicholas Istvánffy sobre su encuentro con el animal:

“Maximiliano y María trajeron consigo una gran maravilla, un enorme elefante indio para regocijo de cuantos lo veían, que les fue entregado por Juan de Lusitania como regalo; tal animal no ha sido visto desde hace siglos, tal vez nunca, en Hungría. En su espalda portaba un castillo de madera, que podía contener siete hombres de armas con mosquetes y arcos y flechas, lo que contemplamos con gran admiración”

En la corte vienesa, un auténtico hervidero de artistas renacentistas, Süleyman se convirtió en toda una celebridad y un símbolo del poder de una dinastía. Muchos fueron los artistas que le dibujaron, empezando por Arcimboldo, y su imagen se convirtió en un icono en toda Europa. Además, en aquel momento, el Sultán Süleyman (o Solimán) el Magnífico era el mayor enemigo de Austria, por lo que domesticar un animal tan poderoso con ese nombre se transformó también en todo un símbolo.

En definitiva, un maravilloso libro, muy bien editado y mejor escrito, que descubre un aspecto muy desconocido de las relaciones entre las distintas cortes de Europa. Altamente recomendable y de muy fácil lectura. Reclama, sin duda, una traducción. ¿Alguien se anima?

 

+ info: Pachyderm Productions, donde hay una colección de interesantes enlaces; También en la Wikipedia hay un artículo sobre Süleyman el elefante. Incluso un hotel en Ljubljana (Eslovenia) recuerda aún el viaje a Austria del animal. Si lo quieres adquirir por solo 23 euros, lo vende directamente la editorial . Y por supuesto, el libro de José Saramago, El viaje del elefante. inspirado en estos hechos históricos

Terra, de Giuseppe Arcimboldo, ca 1563, con Suleyman en el centro de la composición. Liechtenstein Museum de Viena

Terra, de Giuseppe Arcimboldo, ca 1563, con Suleyman el centro de la composición

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Pin It on Pinterest

Share This